Estoy harto de la imposición pretenciosa, de la lógica y de la razón, del populismo de camisa blanca, del cálculo decorativo y, desde luego, de toda la pornografía caótica del individualismo, de la noticia del día, de la moda del momento, de la vanidad y de la ambición, del bluff y de la broma política, del consciente y del subconsciente egocéntrico, de los conceptos inflados, de la aburridísima propaganda de los ismos y de los istas, figurativos o abstractos. De tanto plástico en mi vida.

Escrito en la sala Gabriela Mistral del URH Hospital en Miami Lakes, Estados Unidos Abril 22, 2019

Deja una respuesta