20151110_164243.jpg

El mar. La mar. El mar. !Solo la mar!

Tu inocencia como un mar en que vives
qué pena a ti alcanzarte, tú sola isla aún intacta.

La tropa de la mar bien sus armas menea
y lanzáronse a herir todos, diciendo: -“¡Ea!”

¿Qué desoladas aguas, costas solas,
qué mares invisibles, mar, alías?

Morir quisiera en el viento
como la gente de mar
en el mar.

[soundcloud url=»https://api.soundcloud.com/tracks/169859392″ params=»auto_play=false&hide_related=false&show_comments=true&show_user=true&show_reposts=false&visual=true» width=»100%» height=»110″ iframe=»true» /]

Escrito con los pies mojados en las aguas de una playa del océano Atlántico por Chicho Valentino basado en poesías de mar y ultramar el día de la entrada en vigor del pacto nuclear con Irán.