Fábrica de Uralmash

La niñez en las dura fábrica de Uralmash en Ekaterimburgo asfixiaba a nuestros padres en el calor y los sudores de las vasijas hirviendo. Aquel último acero daba vida a los viejos tanques aparcados en los lejanos depósitos muertos. Ahora, desde este telón, vivimos mejores días y buscamos la buena suerte.

Después fui profesional de mi empresa «VIPCatering». Muchos de nosotros ni fuimos, ni habíamos sido jamás comunistas.

Buenas noches y buena suerte.

[soundcloud url=»https://api.soundcloud.com/tracks/20465970″ params=»auto_play=false&hide_related=false&visual=true» width=»100%» height=»110″ iframe=»true» /]

Escrito el lunes 22 de marzo de 2010 en la sala Konrad Lorenz del URH por Chicho Valentino